En 2004 la Fundación Secretariado Gitano (FSG) lanzó su primera gran campaña de sensibilización, financiada con el Fondo Social Europeo. ¿El objetivo?: desmontar los estereotipos negativos con los que se asocia a la comunidad gitana, luchar contra la discriminación y tratar de mejorar la imagen social de uno de los grupos sociales más estigmatizados y peor valorados.

Bajo el eslogan “Así vemos a la comunidad gitana”, la FSG puso de manifiesto lo injusto de las generalizaciones y el efecto que puede provocar juzgar a las personas basándose en ideas preconcebidas. El cartel con la leyenda “esta planta está seca”, cuando la planta es frondosa y exuberante y solamente tiene una hoja seca es un ejemplo de cómo se atribuye al conjunto de la comunidad los errores que puedan cometer unos pocos. Con esa misma idea de “por uno pagamos todos”, el director de cine Benito Zambrano filmó tres spot. En uno de ellos se puede observar cómo un conductor de autobús expulsa a todos los pasajeros porque uno de ellos no ha pagado el billete.

La campaña, dirigida a la sociedad en general y a los medios de comunicación en particular, se compuso de diferentes piezas publicitarias: tres spot, cuatro cuñas de radio, cinco gráficas, piezas para Internet, así como diferentes objetos de merchandising.

PRESENTACIONES POR TODA ESPAÑA

La campaña se lanzó con una presentación institucional en Madrid el 4 de noviembre de 2004, con la asistencia de la ministra de Cultura, Carmen Calvo y la secretaria de Estado de Asuntos Sociales, Amparo Valcarce. Le siguieron 60 presentaciones públicas en lugares emblemáticos de las principales capitales españolas; así como en diferentes foros lo que supuso alrededor de 5.000 asistentes y más de cien administraciones involucradas.

IMPACTO MEDIÁTICO

La campaña convertida en noticia tuvo un gran eco mediático en los principales medios de comunicación nacionales, regionales y locales, con más de 800 noticias generadas. Por ejemplo, la noticia de la presentación institucional tuvo una audiencia cercana a los siete millones de espectadores durante los dos días posteriores. Además de la cobertura mediática de las presentaciones, se logró propiciar el interés informativo por la comunidad gitana con reportajes con un enfoque diferente más positivo y cercano al que solían ofrecer los medios de comunicación.

La difusión de las diferentes piezas contó con el apoyo de los medios. Destaca, entre ellos el grupo RTVE, que ofreció inserciones gratuitas del spot y las cuñas de la campaña; así como muchas otras radios y televisiones locales; además de periódicos de toda España que incorporaron en sus páginas la gráfica de la campaña.

Un estudio posterior reveló que el 13% de las personas consideraba que la campaña había cambiado su opinión sobre la comunidad gitana.